La vida en Peque

Detrás de La vida en Peque me encontrarás a mí, Laura.

Graduada en enfermería. Mente inquieta, interesada por aprender sobre cualquier tema que caiga en mis manos. Me encanta tratar con la gente, viajar, la fotografía, el mundo del DIY y la repostería. Y sobretodo estar con mi familia.

2014 me regaló a mi pequeño P y eso me cambió la forma de ver la vida. Aprendí y sigo aprendiendo poco a poco a ser madre, a adaptarme a los ritmos de un bebé/niño pequeño y a su forma de aprender y relacionarse. He descubierto cosas y sentimientos que ignoraba por completo y he redescubierto otras que creía saber a través de sus pequeños ojos llenos de vida y es apasionante.

Durante esta etapa, que no siempre ha sido fácil, he aprendido que nuestra sociedad, en general, no está preparada para el ritmo de los niños. Vivimos con prisas, comemos con prisas, dormimos menos de lo que deberíamos y conciliamos haciendo malabares, pretendiendo que sean ellos los que vivan a nuestra velocidad.

Cohete

La vida en Peque se ha convertido en una manera de vivir

Después de recorrer estos primeros 3 años con nuestro pequeño P, de ser consciente de que su felicidad es mi felicidad y de que su sonrisa todo lo puede, procuro ponerme mucho en en su piel (¡¡aunque a veces no sea sencillo!!). Vivir la vida en peque significa simplificar muchísimas cosas porque ya no tienen la importancia que tenían antes, priorizar e intentar centrarme en lo que nos hace felices en cada momento. En casa intentamos vivir más despacio, a su ritmo, dejándole que aprenda mientras se divierte y experimenta.

En La vida en Peque podrás encontrar productos que nos ayudan a seguir con esta filosofía. Juguetes que fomentan su imaginación, que crecen con él, adaptándose a las diferentes etapas por las que pasa mientras se hace mayor. Productos para facilitarnos la vida y sentirnos en contacto con él. Buscamos productos, juegos, juguetes y materiales que sean siempre lo más respetuosos posible con el medio ambiente, que provengan de comercio justo y que sean seguros para nuestros peques.

No puedo terminar sin hablar de Sergio. Él es mi compañero de vida y quien apoya siempre mis locuras de forma incondicional. Sin él y sin pequeño P no estarías ahora leyendo esto. Ellos son mi motor y nunca les estaré suficientemente agradecida.

Sin más, ya sólo puedo desearte ¡Feliz vida en peque!